jueves, 3 de septiembre de 2020

[Arcade/PS1/Saturn] DoDonPachi

[Nota: Este texto fue publicado originalmente el 6 de octubre de 2016 en la web de GameReport y lo rescato aquí a modo de repositorio, respetando la maquetación original y rezando muy fuerte para que blogger no me la rompa. Gracias a todo el equipo de GameReport por su valioso feedback pero, sobre todo, a Loquo y Pablo por sus siempre oportunas correcciones.]

Delante: balas. Detrás: más balas. A los lados adivinas una cortina de proyectiles rosas, danzantes, acercándose a ti a un ritmo lento pero constante que te recuerda que en el momento en que los toques te destrozarán. Pero tú esquivas. Esquivas porque no te quedan bombas, no tienes más vidas, tu adrenalina está al límite: al fin las horas de práctica empiezan a dar fruto y ves el juego a cámara lenta… O quizá son sólo las ralentizaciones, pero no hay tiempo para planteárselo. Cada segundo es eterno, cada disparo cuenta en esta batalla por la supervivencia. Pero mueres, porque había una columna de balas azules con la que no contabas. Se acabó la partida: mete un crédito o vuelta a empezar. Implacable: así es ‘DoDonPachi’.

SUS RAÍCES

dodonpachi-01Bullet hell, danmaku, manic shooter… reciben muchos nombres, pero todos ellos se refieren a un tipo de shoot ‘em up muy particular, en el que la pantalla se ve inundada de balas. Decía con orgullo Tsuneki Ikeda, el programador principal de Cave, que «‘DoDonPachi’ puede mover hasta 245 balas al mismo tiempo», como señalando la proeza que era en su tiempo. Las raíces de este subgénero se encontraban ya en ‘Batsugun’ (1993), pero con el cierre de Toaplan nuevas empresas se formaron a raíz de sus antiguos empleados. La primera fue 8ing que, con su ‘Battle Garegga’ (1996), avanzó un paso más hacia el bullet hell. Pero la que más nos interesa es Cave, y si bien ‘Battle Garegga’ allanó el camino, fue ‘DoDonPachi’ (1997) el que realmente lo cambió todo, popularizando el bullet hell hasta el punto en que, cuando hablamos de shmups verticales, hoy son más la norma que la excepción

viernes, 14 de agosto de 2020

[MD] Contra: Hard Corps

[Nota: Este texto fue publicado originalmente el 5 de marzo de 2019 en la web de GameReport y lo rescato aquí a modo de repositorio, respetando la maquetación original y rezando muy fuerte para que blogger no me la rompa. Gracias a todo el equipo de GameReport por su valioso feedback pero, sobre todo, a Loquo y Pablo por sus siempre oportunas correcciones.]


Contra Hard CorpsLas raíces del run’n’gun son, como en tantos otros géneros, plenamente arcade. Pariente muy cercano del shoot’em’up y, cómo no, forjado por el mismo hierro, encuentra en el primer ‘Contra’ (el clásico de 1987) una ventana para popularizar ampliamente el género, pese a no ser su primer exponente. ¿Y qué pasó después? Lo que tenía que pasar: su popularidad le hizo reproducirse hasta en las portátiles, que en aquel momento ni soñaban con la potencia de las sobremesa pero, por suerte, solucionaron la papeleta con mucha inventiva. Lo que sí podemos decir es que dentro del run’n’gun —incluso dentro de ‘Contra’— existen varias corrientes. Desde luego, no es un cambio tan drástico como el que sufren ‘Metroid’ o ‘Castlevania’ dependiendo del título, pero con ‘Contra: Hard Corps’, algo cambió dentro de la saga.

martes, 4 de agosto de 2020

[Xbox] Breakdown

[Nota: Este texto fue publicado originalmente en la publicación GameReport en el número «Despejando la equis: La alternativa Microsoft» (actualmente agotado, disponible de manera digital), y lo rescato aquí a modo de repositorio. Gracias a todo el equipo de GameReport por su valioso feedback pero, sobre todo, a Loquo y Pablo por sus siempre oportunas correcciones.]
 

El oxímoron es una figura literaria que consiste en combinar dos expresiones de significado opuesto en una misma estructura, con el objetivo de generar un tercer concepto con un nuevo sentido. Los videojuegos, por suerte, tampoco son ajenos a este concepto.




A día de hoy, existe únicamente un género que no haya cuajado en Japón: el de los FPS. Disfrutábamos en Occidente de la inmediatez de ‘Doom’, la sordidez de ‘System Shock 2’ o la nueva forma de entender los juegos en primera persona que nos enseñó ‘Half-Life’, pero de éstos no había homólogos japoneses. La vista en primera persona se asentó allí, posiblemente, a través de los dungeon crawlers: ‘Wizardry’ se convirtió en una religión que atraparía a millones de adeptos en el país del sol naciente, mientras que en su cuna de Occidente el género se iba marchitando a marchas forzadas. Allí les gustaban los juegos en primera persona, sí, pero lentos y con movimientos por casillas. Y si en vez de con pistolas se luchaba a corta distancia, mejor que mejor. Híbridos como ‘Maken X’ o ‘Baroque’ intentaron unir ambos conceptos, proponiendo su forma única de vivir la primera persona al estilo japonés. Mientras tanto, Namco iba a la suya: metían canguros en ‘Tekken’, hacían carreras imposibles en ‘Ridge Racer’ que sólo se podían ganar mirando por el retrovisor, creaban un nuevo periférico en un género estancado como las light guns y les salía estupendamente con el pedal de ‘Time Crisis’. Namco era, quizá, tremendamente alocada, pero no importaba: allí donde otra compañía se hubiera metido en un berenjenal, ellos salían airosos y triunfantes. Influenciado especialmente por ‘Half-Life’ pero también por su propia tradición arcade, Masafumi Shibano, diseñador de ‘Time Crisis II’, dirigía en el año 2004 uno de los shooters más inmersivos que se han diseñado jamás: ‘Breakdown’. ¿O quizá era un beat ‘em up?


viernes, 24 de julio de 2020

[PC/PSVita] Danganronpa 2

Algunos ya lo sabrán, pero mi afición número uno del mundo mundial no es ni tocar el cuero de los sillones ni jugar a videojuegos: es leer manga. Danganronpa era el juego que, a mis catorce años, hubiera disfrutado como una enana. No nos engañemos: a mis diecinueve años lo seguí disfrutando, pero había algo que fallaba: envuelto en un misticismo exótico al haber sido un juego que deseé durante mucho tiempo por ser exclusivo de Japón, sumado a las críticas exageradamente positivas propiciadas por un microcosmos de fans locos del anime over the top... no sé. Danganronpa estaba bien y lo disfruté mucho porque me encantan los juegos fáciles, que no tenga que hacer ningún esfuerzo físico o mental para disfrutarlos, así que me entró de maravilla. De la misma forma en la que me quejé sin fin sobre Life is Strange pero, sin embargo, me veo totalmente atraída por juegos así. ¡Es que es tan sencillo ponerse! La cuestión es que medio planeta insistía en que Danganronpa 2 era increíble, pero como también lo decían del primero y a mí sólo me pareció que estaba aceptable... uf, qué pereza. Primero no tenía Vita, luego salió en PC pero qué palazo, luego ya tenía Vita pero a ver si lo rebajan... y llegaron las navidades de 2017. Cinco añazos después de terminar la primera entrega (¡el tiempo vuela!), Danganronpa 2 llegó a mis manos a través de un regalo, y he de venir aquí a comerme mis palabras. Ojalá todas las secuelas fueran así.



lunes, 22 de junio de 2020

Tren París-Niza: Ilusionismo en cuatro planos en Splinter Cell: Pandora Tomorrow

[Nota: Este texto fue publicado originalmente el 20 de noviembre de 2017 en la web de GameReport y lo rescato aquí a modo de repositorio, respetando la maquetación original y rezando muy fuerte para que blogger no me la rompa. Gracias a todo el equipo de GameReport por su valioso feedback pero, sobre todo, a Loquo y Pablo por sus siempre oportunas correcciones.]


Últimamente se lleva mucho eso del mundo abierto, del juego no lineal. Como un dogma no escrito de los videojuegos que nos indica que el buen juego debe tener niveles que impliquen improvisación o, al menos, un amplio espacio por el que moverse y… hacer cosas. Posiblemente muchos vivieron esa realidad en ‘Hitman: Blood Money’ aunque yo, en ese mundo de silencio y oscuridad que representan los juegos de sigilo, siempre fui mucho más devota de la saga de Sam Fisher. ¿Nadie recuerda la fase del tren en ‘Splinter Cell: Pandora Tomorrow’? El tren París-Niza es un nivel mucho más cercano al pasillo que al mundo abierto, más ilusionismo que verdadera magia. ¿Importa, acaso, mientras disfrutemos cada minuto del espectáculo?

splinter-cell-tren-02

sábado, 13 de junio de 2020

[PS1] Pepsiman

[Nota: Este texto fue publicado originalmente el en el número en papel "Cortando el viento: pura adrenalina" de GameReport, actualmente agotado. Lo podéis comprar en digital desde AQUÍ por tan solo 2,00 €. Gracias a todo el equipo de GameReport por su valioso feedback pero, sobre todo, a Loquo y Pablo por sus siempre oportunas correcciones.]

‘Pepsiman’ es la aventura de un hombre enfundado en látex que corre de forma automática y bebe Pepsi al final de cada nivel. Lo sé, lo sé, querido lector. ¿Qué pinta este presunto truño en un monográfico de velocidad? ¿Nos hemos vuelto locos? No permitas que tu primera impresión te juegue una mala pasada, porque en este ‘Pepsiman’ de KID se esconde una de las más curiosas sensaciones de velocidad del mundo del videojuego del siglo pasado.



domingo, 7 de junio de 2020

Premios Rokusitos 2019

Lo prometido es deuda, y nunca es tarde si la dicha es buena: enero febrero marzo abril mayo junio 2020 es un buen momento para publicar mis GOTYs 2019 (¿en serio?), o al menos un momento mejor que julio 2020.

¿Cómo fue vuestro 2019?  El mío bastante bueno, aunque jugué bastante poco y, en muchos casos, lo que jugué no me pareció lo bastante deslumbrante como para hablar de ello por aquí y, cuando sí, la vida y el tiempo no me lo han permitido. Como ya sabréis (si es que alguien viene a visitar este cementerio) no actualicé el blog, aunque personalmente he seguido muy metida en Internet, como siempre. He respondido todos los comentarios y mails que he ido recibiendo a lo largo de año (...¿creo?) todos ellos, claro, motivados por este blog.

Ojalá, pero aún no ha salido en occidente

Aún así y pese a la escasez jueguil, he recopilado suficientes cosas a las que amar como para lograr hacer mi lista de los mejores juegos del año. Ya sabéis: con categorías más o menos coherentes, otras absurdas pero necesarias, otras absurdas e innecesarias, pero siempre con la ilusión de premiar a todos aquellos juegos que lo merecen y, vale, puede que también a los que no.

Dado que he superado algunas de las dificultades de los últimos meses que me impedían personarme por este lugar... ¡Vamos allá!

Tags

Análisis (170) aventura gráfica (14) Baroque (20) Beat'em'up (9) Drakengard (20) exprimiendo la PSP (27) extrañeza inclasificable (8) Freeware (15) hack'n'slash (8) JRPG (26) luchas (6) MSX (5) NieR (16) noticias (30) noticias del blog (11) OST para recordar (27) PC (76) Persona (18) plataformas (14) PS2 (27) PS3 (45) PS4 (14) PSP (53) PSVita (13) psx (12) Puzles (19) random (13) Reflexiones (2) Retos (7) retro (35) Ritmo (7) roguelike (8) Shin Megami Tensei (16) shmup (21) SNES (3) Viciando a (5) Visual Novel (27) WRPG (3)